La dictadura de la primavera
Tú me diste la oportunidad ..
de partir las bisagras oxidadas de tu pecho.
Tú me diste la oportunidad ..
de sentir que tu boca era la hora del recreo.
Tú me diste la oportunidad ..
de olvidar por fin las dimensiones del olvido.
Tú me diste la oportunidad ..
de ganar el regalo que hay debajo de tu ombligo.

Sólo por ti, sólo por ti ..
al quitar tus botones me desabroché del suelo.
Sólo por ti, sólo por ti ..
el principio fueron tus pies y el final fue tu pelo.
Sólo por ti, sólo por ti ..
al vernos los relojes agachaban la cabeza.
Sólo por ti ..
supe bien que la dictadura de la primavera ..
eras tú, cada día, frotando el óxido de la utopía
y la única condena era no amarse más todavía.

Y es que estar a tu lado era ..
querer hacerte una pulsera con polvo de estrellas
y saber que no hay manera de vivir ..
si no es tu ropa mi bandera.

Y es que estar a tu lado era ..
querer hacerte una cuna con algodón de azúcar
y curarme las heridas del ayer ..
tiritas bañadas en el sudor tu nuca.

Tú me diste la oportunidad ..
de cubrir con tus prendas todo el suelo de mi cuarto.
Tú me diste la oportunidad ..
de conocer el lenguaje profundo de las manos.
Tú me diste la oportunidad ..
de darle a mi cama el sudor que le faltaba.
Tú me diste la oportunidad ..
de que la piel sobrase al querer tocarte el alma.

Sólo por ti, sólo por ti ..
al quitar tus botones me desabroché del suelo.
Sólo por ti, sólo por ti ..
el principio fueron tus pies y el final fue tu pelo.
Sólo por ti, sólo por ti ..
al vernos los relojes agachaban la cabeza.
Sólo por ti ..
supe bien que la dictadura de la primavera ..
eras tú, cada día, frotando el óxido de la utopía
y la única condena era no amarse más todavía.

Y es que estar a tu lado era ..
querer hacerte una pulsera con polvo de estrellas
y saber que no hay manera de vivir ..
si no es tu ropa mi bandera.

Y es que estar a tu lado era ..
querer hacerte una pulsera con polvo de estrellas
y saber que no hay manera de vivir ..
si no es tu ropa mi bandera.

Y es que estar a tu lado era ..
querer hacerte una cuna con algodón de azúcar
y curarme las heridas del ayer ..
con tiritas bañadas en el sudor tu nuca ..
con tiritas bañadas en el sudor de tu nuca.

Y es que estar a tu lado era ..
la dictadura de la primavera,
desabrocharme del suelo,
volverme loco vistiéndote con mis besos.
Te aseguro que yo nunca olvidé ..
que tú me diste la oportunidad
y .. tú me diste la felicidad.
Contratación y Management
Morgan Britos, S.L.
(+34) 91 541 17 32
oficina@morganbritos.net
www.morganbritos.net