En dirección prohibida
Yo tropiezo con las líneas de mis manos,
los besos que te debo los regalo
y rueda cuesta abajo el corazón.

Tú, que abrazas siempre a contracorriente,
no hay goma que te borre lo que sientes,
tu cuerpo dice sí, la boca no.

Yo fingiendo que ya no te echo de menos
la piel se me separa de los huesos,
ayer metí el deseo en un cajón.

Tú, tu nombre golpeando en mi ventana,
me quieres olvidar pero me llamas,
tu risa atropellando a la razón.

¿Cuánto tiempo seguiremos del revés
y besando en dirección prohibida?
Habrá que aprender a conducir la piel
o a ir por carreteras sin salida.

Yo, los bares donde entro a olvidarte
son los bares donde vuelvo a encontrarte,
hay una zanja en medio del colchón.

Tú, tus labios son semáforos en rojo,
tu cuerpo está cubierto de cerrojos,
me quieres olvidar y no hay razón.

¿Cuánto tiempo seguiremos del revés
y besando en dirección prohibida?
Habrá que aprender a conducir la piel
o a ir por carreteras sin salida.

¿Cuánto tiempo seguiremos del revés
y besando en dirección prohibida?
Habrá que aprender a conducir la piel
o a ir por carreteras sin salida
o a ir por carreteras sin salida
o a ir por carreteras sin salida.
Contratación y Management
Morgan Britos, S.L.
(+34) 91 541 17 32
oficina@morganbritos.net
www.morganbritos.net