El error
Nunca supe mentir ni pensar solo en mí,
no hace mucho yo era la persona más buena del mundo.
Me empeñaba en vivir como un trozo de ti,
no guardé para hablarte de mí ni siquiera un segundo.

Y ahora debo aprender que ya no puedo ser
el imbécil que me daba todo a cambio de nada.
No se puede caer en la trampa de hacer
el tejado si no levantado el resto de la casa.

Y aquí estoy yo, las sobras de los dos,
buscando en las canciones
una triste explicación para lo nuestro.

Y aquí estoy yo, las sobras de los dos,
buscando en las canciones
una triste explicación para lo nuestro.

Me dejé convencer y otra vez volví a dar
lo imposible para que esta vez no volvieran tus dudas.
Hasta un día logré que el correo a tu hogar
te lo diera el cartero que se lo llevaba a Neruda.

Y tampoco bastó, fue tan duro entender,
que aunque des nada aseguro que venga Cupido.
Y a pesar de saber que eso fue un error,
juro que es un error que me alegro de haber cometido.

Y así acabó, resumo esta canción,
a veces uno quiere por los dos
y entre los dos ya no hay arreglo.

Y así acabó, resumo esta canción,
a veces uno quiere por los dos
y entre los dos ya no hay arreglo.
Contratación y Management
Morgan Britos, S.L.
(+34) 91 541 17 32
oficina@morganbritos.net
www.morganbritos.net